Trump, de cabrero a eterno residente de Manhattan para ahorrar en impuestos

Sep
26

Trump, de cabrero a eterno residente de Manhattan para ahorrar en impuestos

Poradmin |  

El presidente estadounidense, Donald Trump, labró su carrera de magnate inmobiliario estirando al máximo la palabra de ley y las normas fiscales. De hecho, durante la campaña electoral de 2016 no era raro escucharle asegurar que hacía esas triquiñuelas legales de dudosa honorabilidad para un candidato a presidente, porque se podía y punto. Eso le ha llevado a declarar este año como primera residencia su ático de Manhattan (Nueva York) o colocar un rebaño de cabras en uno de sus más lujosos resorts.

Según la publicación The Real Deal, Trump puso como vivienda principal su ático de la Torre Trump en Manhattan (Nueva York) para ahorrarse pagar 45.000 dólares en impuestos de propiedad, pese a que desde enero de este año no reside ahí, sino en la Casa Blanca en Washington.

Pese a que solo ha visitado tres veces Nueva York desde enero, Trump ha declarado la Trump Tower como su residencia para aprovechar una desgravación fiscal del 28% para los dueños de edificios de apartamentos que residen en el mismo. La exención fiscal era técnicamente posible para Trump ya que la fecha límite de residencia en alguna de estas propiedades era el 5 de enero y el magnate inmobiliario no se mudó a la Casa Blanca hasta el 20 de enero. No obstante, es poco probable que Trump pueda recurrir de nuevo a este ahorro fiscal en el nuevo año fiscal.

Trump, que ha roto con la tradición presidencial de revelar sus declaraciones de impuestos de varios años, no tiene reparos a la hora de utilizar figuras de la ley que le permitan ahorrar en los impuestos de sus propiedades. El magnate convertido en presidente colocó a un pequeño rebaño de cabras en su campo de golf de Bedminster (Nueva Jersey) -donde ha dicho que quiere ser enterrado- para ser considerado un ganadero y aprovecharse de una ley de 1963 pensada para promover las explotaciones agrícolas y ganaderas en el estado..

Gracias a las cabras, que pueden ser vistas por los clientes del campo de golf entre hoyo y hoyo, un huerto y la tala de pequeñas cantidades de madera, la propiedad de lujo de Trump tiene unas obligaciones fiscales de algo menos de 1.000 dólares, en lugar de los 80.000 dólares que debería al fisco.

Del mismo modo, se benefició este año de una rebaja fiscal de 110.000 libras (125.000 euros) en su campo de golf en Escocia al recurrir a un descuento pensado para pequeños negocios de hostelería en problemas y pese a que el precio de las habitaciones del exclusivo resort ronda los 1.000 euros por noche.

El presidente estadounidense se ha desvinculado de la gestión de sus empresas, pero mantiene la propiedad de las mismas.

Deja un comentario

Project Categories

Latest Projects